Más de una vez se te ha pasado por la cabeza acuchillar el parquet en Madrid centro tú mismo, sin ayuda de profesionales. Es una idea, sí, pero posiblemente no muy buena. Acuchillar el parquet y barnizarlo es una verdadera obra de arte que puede convertirse en una chapuza si no se realiza con sumo cuidado y con los conocimientos necesarios. Si en alguna ocasión lo has intentado, puede que te hayas encontrado con los siguientes problemas:

-Superficie con granos. Puede ocurrir por una limpieza insuficiente de la superficie, que las herramientas de barnizado estén sucias o por la acumulación de polvo en suspensión o corrientes de aire. Algún granito de polvo entra dentro de la normalidad, ya que no es un proceso que se haga en una cámara de barnizado, pero si no cuentas con profesionales como Woodmagik, puede convertirse en un desastre. 

-Pueden aparecer manchas blancuzcas que denotan que la capa de barniz no ha pegado con la anterior, las llamadas veladuras. Puede ocurrir por contaminación, por una temperatura y humedad de aplicación inadecuadas, condensación o incompatibilidad entre los componentes al mezclarse.

-El parquet puede presentar una textura parecida a la piel de naranja. Ocurre por una mezcla no adecuada de los componentes, aplicación de capas muy gruesas o sobre superficies contaminadas.                                                                                                                                       

-Los agentes de mateado tienden a situarse en la parte inferior de recipiente, por lo que es necesario mezclar muy bien. Si no lo haces, puede que aparezcan zonas con un brillo desigual.

-Verás ampollas o burbujas en tu suelo debido a un secado muy rápido, por la incidencia de los rayos del sol, a las altas temperaturas o a la existencia de corrientes de aire. 

Encárganos acuchillar el parquet en Madrid centro y te librarás de todos estos problemas. ¿No te parece una gran idea?