Como especialistas en la colocación de tarima flotante en el Barrio del Pilar, queremos aprovechar este artículo para aclarar un concepto que, a muchos de los clientes que nos visitan les suele causar confusión: ¿Es lo mismo parquet que tarima flotante? Lo cierto es que, aunque en el lenguaje cotidiano se utilizan indistintamente ambos términos para referirse a los suelos de madera, se trata de cosas completamente distinta.

Cuando hablamos de la instalación de tarima flotante en el Barrio del Pilar, nos referimos a un sistema de colocación de las diferentes placas que conformarán el suelo con un sistema de machihembrado, es decir, de piezas que encajan entre sí sin necesidad de utilizar pegamentos o colas. Es posible que, previamente a la colocación de las placas, hayamos tenido que plantar una estructura que separará levemente del solado estas placas bajo esta estructura se suele colocar una capa de espuma de polietileno que, además de tener una función como aislante térmico, para reducir las irregularidades del suelo.

Las tarimas flotantes pueden estar compuestos tanto por piezas de madera natural como de láminas sintéticas En este caso, sus acabados suelen imitar a la perfección diferentes tipos de maderas (roble, olmo, teka, olivo…)

Por su parte, cuando nos referimos al parquet, hablamos de un sistema de instalación en el que se pegan las tablillas directamente sobre el solado, pudiendo crear diferentes dibujos geométricos por la forma en la que éstas se coloquen.

Evidentemente, el método de instalación del parquet, algo que podríamos definir como casi artesanal, encarece en cierta medida su instalación algo que, con la calidad de los acabados de las modernas tarimas se hace prácticamente innecesario.

Puedes pedirnos presupuesto a Wood Magik y estaremos encantados de aclarar cuantas dudas tengas.